Pianista.

Posted on 3:02 by Kiros | 10 comentarios

Un piano en un rincón da vida a esta habitación, tan efímero... A veces siento que puedo volar...
Belleza escondida detrás de ventanas luminosas, reflejos dorados que iluminan mis mañanas, sonrisas donde se ahogan los lamentos, virtud aparente, terreno por explorar (...)

Despierto empapado, fantasmagóricas formas rondan mi mente aún, mi respiración todavía entrecortada intenta amainar mientras que mi cabeza, ausente, intenta discernir a través de la penumbra qué es este lugar. Me incorporo vacilante y, con el primer paso, la vieja madera que recubre esta habitación empieza a crujir de misteriosa forma, sonido que me acompaña a cada paso que doy y que me hace preguntarme que rumbo debo tomar. Cierro los ojos, inspiro y acto seguido exhalo, vuelvo a inspirar, mis pulsaciones se van normalizando, decido proseguir y, en un momento de valentía, decido adentrarme a través de la puerta que franquea estas cuatro paredes. Avanzo despacio, precavidamente, intentando racionar los pestañeos, expectante cual serpiente calcula el momento exacto en el que se lanzará mortalmente sobre su presa, la diferencia es este presagio que me hace sospechar que esta vez yo no soy la serpiente.

Detengo mis pasos, cada músculo de mi cuerpo contraído por la tensión parece entrar en un estado de profunda relajación, mis ojos se cierran buscando agudizar mis sentidos a la par que mi mano busca una pared donde hallar reposo. En ese mismo instante, por mí oído empiezan a desfilar un sinfín de notas, notas que de forma ininteligible me hacen dar un paso, luego otro y así sucesivamente buscando inconscientemente el origen de aquellos acordes, ¿lo escucháis? jamás escuché melodía más bella, indescriptible, inenarrable...

Mis pasos se detienen, mis ojos se abren y con una calma contemplativa observo el esotérico lugar en el cual me hallo, un candelabro postrado en el centro ilumina tímidamente el corazón de la sala, un pequeño y gastado sillón rojo lo acompaña, al cual me dirijo de forma instintiva y en el cual inconscientemente me siento. Paralizado y sobrecogido, fijo mi mirada en una de las oscuras esquinas donde entre las sombras, el enigmático pianista hace del momento un sueño del cual jamás quiero despertar.


-Kiros-


10 comentarios:

Julian dijo...

Muy bueno Juan, cuando lo lees te metes directamente como el personaje... o es lo que senti yo XD
Sigue escribiendo asi de bien xD

Didy dijo...

Wops Wops! Pero, ¿¿¡¡qué historia mas fea es esta!!?? Muahaha, it's a joke.. ¡es preciosa! Hazme un favor, hazte escritor, seguro que serían libros interesantes para leer ^-^

Rom. dijo...

¿Quién no ha visto palidecer su vida entera, todo lo que hizo y haría, por una quimera que suena inenarrablemente perfecta?
Por suerte o por desgracia, la vida no suele sonar tan bien.
Me encanta la narración dde esta entrada, hablando sobre ago confuso por definición es precisa, te pones en la piel, respiras el mismo aire, crees entrever esos compases. (:

Boysnoize dijo...

Buen relato, amigo mío. Has hecho que mi mente se metiera de lleno detrás del personaje. Me han gustado mucho el primer párrafo, digno de cualquier buen escritor. Sigue así y seguirás teniendo un lector constante.

Boysnoize.

Silvia dijo...

Muy bonito, tienes don para escribir y hacer sentir :$ Me ha encantadooooo!

juanki dijo...

yo te comento juan con la esperanza de que algun dia entienda algo de lo que escribes aqui. un saludo y nos vemos el sabaddo ;)

Perris_Hilton dijo...

Una vez más lo conseguiste... ¿para cuando el libro? ^^

LuniiTa dijo...

Joder, que profundo... Me gusta!

Jesús dijo...

Simplemente fascinante...

Publicar un comentario

© 2011 Kiros - All Rights Reserved