Acompañando a la lluvia.

Posted on 2:09 by Kiros | 3 comentarios

Hora: 01:25 a.m

Lugar: Madrid

La copiosa lluvia arrecia la noche de Madrid, las gotas rasgan el cielo precipitándose desde la oscuridad al vacío para finalmente estrellarse contra la superficie dejando la inconfundible melodía que como si de un resonar continuo en mis oídos se tratase, me hace disfrutar del "paseito" que me queda hasta mi apartamento.

El viento sopla imponente haciéndose notar en la ruidosa ciudad cuyos habitantes no se dejan mostrar, pocas almas se ven en la calle, pocos coches, poca actividad, lo normal con esta lluvia que seguro que trastoca los planes de más de uno pero, desde luego no los míos puesto que bajo dicha lluvia, sumergido en los mas recógnitos lugares de su mente, cualquiera puede divisar a un chico con semblante serio y mirada perdida.

Me encantan estos paseos solitarios bajo el manto nocturno, el tacto de la lluvia, esas abundantes gotas resbalándome por la cara como si de cientos de lágrimas se tratasen y por supuesto con mi fiel escudera soledad guardándome las espaldas, sí, definitivamente me encantan estos paseos.

La ciudad vacía, como me gusta verla así, sin el continuo devenir de personas, las prisas, el ruido... se agradecen estos momentos de paz que alguna vez el caprichoso destino nos regala.

Yo también me siento vacío, creo que por ello hoy he sentido una especial afinidad con mi entorno, soy extraño, será eso supongo aunque últimamente me dicen que estoy cambiando, que estoy diferente, pero en cualquier caso todo está en continúa evolución, a quien no le guste ya sabe donde tiene la puerta.

Sigo caminando sumido en mis pensamientos, sintiendo a las gotas acariciándome la cara y dejando un rastro de agua que me provoca una leve sonrisa, "que absurdo eres Kiros" pienso hacia mis adentros.

Observo los edificios, todo lleno de fachadas y balcones hasta donde me alcanza la vista, pienso en todo lo acontecido y recuerdo la discreta cárcel donde estoy encerrado, creo que ya me estoy acostumbrando y honestamente no sé hasta que punto eso es bueno.

La lluvia se intensifica y me tengo que pasar la mano por la cara para apartar el "río" de mis ojos y entre suspiro y supiro llega otro pensamiento a mi cabeza, estoy creciendo como persona de forma considerable, me agrada, me gusta como soy pero... a su vez no me gusta absolutamente nada la situación en la que me he visto y estoy viendo envuelto.

Llego a casa, entro en mi apartamento y chorreando voy directo al portátil en busca de noticias de Vero, afortunadamente se encuentra bien, que alegría

Me quito la ropa, me tumbo en la cama y me dejo llevar por los distintos caminos de mi mente un buen rato, hasta que me levanto y decido escribir esta entrada.

Saber no es comprender.

Kiros

3 comentarios:

Nika dijo...

Sinceramente, emotivo; es un gran articulo, gracias a dios estoy bien; pero situaciones como esta te enseñan que aun con toda esa lluvia hay que buscar el sol, mirar la vida con optimismo y que los males, como bien dicees sean como gotas que te resbalen y busquen su sitio alla donde el suelo las une creando charcos.

Un Saludo.

Veronika

Alejandro dijo...

Evidentemente me quedo con la última frase. Es una verdad absoluta pues comprender implica razonar lo que sabemos, y la razón no atiende a los asuntos del corazón, lo cual imposibilita razonarlos; ergo nunca comprenderemos nada en lo que impliquemos a nuestro corazón. Este es un grave problema para los que somos unos románticos empedernidos ya que nos implicamos emocionalmente en todo y sin embargo intentamos razonarlo. Somos la causa de nuestros problemas. Pero ánimo kiros, sabes que eres más fuerte que tus problemas, tú mismo los creas, tú mismo los destruyes.

Es hora de usar la lluvia para limpiar la mente.

Kiros dijo...

Podríamos saberlo todo y no comprender nada. Crear problemas a tu alrededor no es más que autocondenarte a acabar ahogado, es ahí donde la fuerza de cada uno debe prevalecer.

Publicar un comentario

© 2011 Kiros - All Rights Reserved